Solo sus ovejas oyen su voz y el las conoce y le siguen.

Mas vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; Y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dió, mayor que todos es y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Juan 10:26-29

viernes, 29 de julio de 2011

GRANDES OLAS - Sueños de Alicia

Hermanos queridos:
He estado revisando sus publicaciones y se me encoge el corazón sobre los juicios que son anunciados para mi país Chile, hace aproximadamente 3 meses atrás yo tuve dos sueños muy similares en una misma semana.
Picture
Soñaba que iba a la costa con mi marido y mis dos hijos que en el sueño eran pequeños como de 2 y 6 años hoy ellos son de 20 y 16, íbamos a la casa que mis suegros tienen en la costa, pero en el sueño era otro lugar, un aprisco en donde se veía el mar, yo le decía a mi marido: ¡no iremos!, dicen que vendrá una gran tormenta y eso me asusta, él me decía tranquila alcanzamos a ir y volver, pero no era así , desde al aprisco yo veía que venía una gran nube negra y que comenzaban a levantarse grandes olas, el mar ya no era a azul sino negro, le decía a mi suegra !debemos irnos!.

Picture Mi marido y mi suegro se quedaban tratando de hacer partir el auto yo tomaba a mis niños pequeños y a mi suegra y comenzábamos a caminar, hacia Santiago, no se podía tomar bus venían todos llenos y la carretera llena de automóviles, yo veía que las olas cada vez avanzaban más y más por sobre los cerros de la costa, en un refugio habían muchas personas pero yo le decía a mi suegra: -no podemos quedarnos acá debemos seguir, el agua va a inundar todo- en eso veía que mi marido y mi suegro nos alcanzaban y nos subían al auto, pero yo sabía que las olas llegarían a Santiago,en eso miro atras y el refugio estaba inundado.

El siguiente sueño fue muy similar, solo que, me veo arrancando desde la costa con mis hijos pequeños y mi suegra y corriamos y las olas nos seguían y pasamos por un lugar que se llama Lago Rapel, nunca he estado en este lugar hermanos, pero veía como las olas lo hacían desaparecer. Es terrible para mi recordar en este momento lo que vi en el sueño, un lugar al que nunca he ido y el Señor me lo mostró en sueños arrasado por el mar embravecido. 

Doy gracias al Señor porque en ambos sueños las olas nunca me alcanzaron, aunque si mojaban mis pies.


Pido al Señor humildemente que tenga misericordia de esta nación, de sus hijos y los hijos de sus hijos, pero su voluntad es primordial amén.
Alicia Valdevenito. (Chile)

http://www.rugeelleondelatribudejuda.com/5/post/2011/07/grandes-olas-sueos-de-alicia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sus comentarios son bienvenidos, pero mantener moderación, este es un sitio Cristiano. Gracias