Solo sus ovejas oyen su voz y el las conoce y le siguen.

Mas vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; Y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dió, mayor que todos es y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Juan 10:26-29

domingo, 22 de mayo de 2011

Un sueño del rapto una vez más.

Por ‘ puerta del cielo’ de la voz en el desierto



Esta madrugada 19 de mayo,tuve este sueño, nuevamente el Señor anuncia el próximo rapto, muy próximo:

Caminaba por las calles de la ciudad, iba más gente caminando, era el atardecer de un día soleado, el clima era muy agradable, no llevábamos abrigo o suéter o nada parecido, íbamos con ropa más o menos ligera, parecía una tarde de verano como de salida o de entrada del verano, pues tampoco se sentía caluroso el clima, todo estaba normal, los autos en las calles, autobuses etc. Se podían oír los ruidos característicos de la ciudad, y el cielo muy azul con pocas nubes.

Podía ver el atardecer muy hermoso; cuando de improviso, el cielo que se veía muy despejado, se empezó a llenar de nubes ,muy oscuras casi negras, con un viento moderado, todo cambio de momento, al mirar las nubes tan oscuras la luz no entraba totalmente, se puso el ambiente oscuro, y se me hacia tan extraño, lo mismo a la gente, caminaban viendo hacia el cielo, al aspecto tan raro que había tomado, y estábamos viendo todo así extrañados, cuando de momento se oye un ruido en los cielos, como cuando va a haber tormenta y rayos que se oye un ruido, luego el trueno y luego la lluvia, así se oía ese ruido, pero en vez de que se oyera el trueno y la consecuente lluvia, al oír ese ruido tan fuerte, salía yo disparada hacia el cielo, me rodeaba una luz que envolvía mi cuerpo y sentí una fuerza muy poderosa que me atraía hacia arriba como un imán, o como una aspiradora, y sala disparada hacia arriba, al ir subiendo veía más gente en los aires que iba igual que yo, se veía por todos lados, íbamos muchos todos volando disparados, la velocidad era muy rápido, y entonces al llegar al espacio, quedaba atrás la tierra, se veía como en las películas, el globo terráqueo quedaba abajo y se veía rodeado de nubes negras, cada vez más oscuras conforme subíamos, y de la tierra salió un lamento, como un grito largo de dolor y angustia era como de muchas voces en una sola, como cuando se oye un coro, era tan extraño, parecía que ese lamento saliera del planeta mismo, me dolió mi corazón, sentí a tristeza, pero al mirar nuevamente tanta gente volando y rodeada de las estrellas y viendo el sol y la luna, pensé en ese momento “Dios mío estoy en el rapto, sucedió ya, que rápido fue, con razón nos avisaban que ya era el rapto, que ya venía, y me llene de gozo, y la tristeza que sentía por la tierra, fue disminuyendo, pues había también pensado con tristeza en ese momento por los que se habían quedado, pero la tristeza desapareció para dar lugar al gozo, y cuando ya esperaba llegar, llena de gozo, desperté.

Al despertar comprendí enseguida que el rapto, a pesar de que lo estamos esperando, nos va a sorprender en ese momento, va a ser en un día y momento sorpresivo sin aviso, los avisos ya están, pero verdaderamente el día y lo hora ni idea tenemos, solo lo esperamos con ansia, solo sabemos que ya es el tiempo, eso es lo único que sabemos el tiempo, y el tiempo es ya, mantengámonos firmes, no decaiga nuestro ánimo, es en cualquier momento. El Señor en su amor y bondad infinita, nos mantiene expectantes, recodárnoslo cada cierto tiempo, de diferentes maneras y con diferentes personas. Gocémonos y alegrémonos porque nuestra redención esta cerca. Levantemos nuestras cabezas y demos gloria al REY DE GLORIA.

Hermana ‘Puerta del cielo” de la voz en el desierto

Fuente:
http://www.lavozeneldesierto.org/1.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sus comentarios son bienvenidos, pero mantener moderación, este es un sitio Cristiano. Gracias